Cuando no tengo ganas de hacer nada!!!

Cuando no tengo ganas de hacer nada
Autor Lic. Marcelo Sitnisky

La falta de ganas de hacer algo, disposición psicológica donde la persona siente que no tiene sentido plantearse metas u objetivos a corto o largo plazo.

¿Que pasa en mi cuando no tengo ganas de hacer nada?

Entre las señales más habituales de que algo no va bien en quien no tiene ganas de hacer nada encontramos:

– Aislamiento y falta de interacción social.
– Mantenimiento de una vida muy sedentaria.
– Abandono de los proyectos que se mantenían a flote.
– Sentimiento de que se vive sin objetivos ilusionantes y sin rumbo.
– Solo se tiene ganas de dormir.

Recursos para recuperar la motivación


🔘 Actividad Física

La actividad física es una de las cosas que menos entusiasma hacer cuando se experimenta la “falta de ganas de todo”. Sin embargo, buena parte de la solución pasa por activarse literalmente: entregarse a tareas que sean moderadamente demandantes físicamente.



Hacer esto ayuda a alcanzar un estado mínimo de activación que nos ayudará a ser capaces de sentir ilusión por una mayor cantidad de proyectos y experiencias, de modo que es uno de los consejos más importantes al empezar.



🔘 Relacionarse con los demás

Las relaciones sociales generan contextos en los que es más fácil ponerse en contacto con situaciones nuevas y excitantes. Romper con la rutina ampliando el círculo de amistades resulta algo casi espontáneo, que se da sin tener que esforzarse.


La situación ya provee con esta clase de experiencias en las que otras personas nos aportan nuevas filosofías de vida, nuevas perspectivas y fuentes de motivaciones, y que en general, dan motivos para hacer algo más que no sea dormir o permanecer en la cama.


🔘 Llevar una vida saludable

Dormir lo justo; ni muy poco, ni demasiado. Por tanto, evita permanecer durante horas en la cama si no es para dormir. Comer sano, para que no quedarse sin energía fácilmente. Dividir los proyectos en objetivos más cortos.



La falta de motivación es un problema especialmente al principio; una vez que empieces a hacer algo, te causará más placer seguir haciéndolo, y te compensará más el esfuerzo que requiere. Así que, intenta hacer que sea más sencillo empezar a realizar las actividades, dividiéndolas en pequeñas tareas ordenadas secuencialmente (esto resulta eficaz). De esta manera, la perspectiva de ponerse a ello no parece tan dura.


🔘 Adoptar Compromisos

Desde el primer momento en el que una persona decide ponerse manos a la obra para salir de ese estado por el que no tiene ganas de hacer nada, eso ya es un gran progreso, dada la naturaleza del problema a solucionar. Sin embargo, eso no servirá de mucho si no se plasma en acciones, si no se materializa.



Por eso, hay que tener claro desde el primer momento que lo que viene consiste en hacer todo lo contrario de lo que nos pide el cuerpo, dado que en primer lugar el problema es que el cuerpo nos exige quedarnos quietos y no hacer nada. La lógica a seguir a partir de este momento es: Oblígate a verte involucrado en tareas.


🔘 Ir a Terapia

Contar con la ayuda psicológica de un terapeuta es siempre una manera de apostar fuerte por la recuperación de la motivación. Volver a tener ganas de hacer algo más que no sea dormir, muchas veces se resuelve yendo a un un psicólogo.



Lic. Marcelo Sitnisky Psicologo Cognitivo Conductual Sistémico

MN 44790

BIENVENIDOS
a Terapia Virtual el Primer Portal de Psicoterapia Virtual en Latinoamérica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + seis =